Ivy, el candado “ecológico” de Sono Mocci

ivy0001 Ivy, el candado ecológico de Sono Mocci

Estimados lectores, en este post vamos a referirnos a la mala utilización del término “ecodiseño” o “ecológico” aplicado a productos. Buscando información, encontré posteado en diversos blogs (acá, acá y acá) un candado para bicicletas llamado Ivy (hiedra en inglés), el cual se promociona como un producto “sustentable”. No pude resistir en comentar algunas aseveraciones, y me pareció pertinente compartirlas para debatir acerca del verdadero significado de “ecodiseño”.

A continuación transcribo uno de los post, del blog http://www.decoluxe.net/, al cual le sumo mis comentarios en color verde. Saludos.

Ivy, el candado ecológico de Sono Mocci

 

El ecodiseño ya es más que una tendencia, y eso se percibe en cada nuevo producto o tecnología en la que se agudiza la creatividad para limitar el impacto medioambiental.

 Puede ser una tendencia en revistas de moda y en algún que otro producto, pero en términos reales productivos apenas está en pañales, y  ciertamente la mayoría de los productos se continúan diseñando sin tener presente los impactos ambientales. Por cierto, también están así la mayoría de los diseñadores, que son los responsables de llevarlo a cabo.

Hasta en las pequeñas cosas podemos apreciar detalles para hacer los espacios en los que nos movemos un poquito más agradables y los objetos menos intrusivos. Lo importante es sumar y aportar nuevas ideas.

Veamos, se trata de sumar, pero aportando ideas con un sentido de realidad, no con maquillaje verde para confundir al público.

ivy02 Ivy, el candado ecológico de Sono Mocci

ecodiseño producto novedades candados bicicleta

Ivy (hiedra), diseñada por Sono Mocci, ha resultado ganadora del concurso Seoul Cycle Design Competition 2010. En palabras del propio diseñador, “¿por qué atar nuestra bici con cadenas como si se tratara de un criminal?” Me encanta su poesía…

A ver…en primer lugar: sería deseable informarle al sr Sono Mocci que las bicicletas no son seres vivos, y seguramente no les afecte que la tratemos como “criminales”. Segundo: que esta propuesta resulte ganadora de un concurso es un mensaje muy peligroso para otros diseñadores, máxime que esta información se termina amplificando por diversos medios sin el mas mínimo sentido crítico. Tercero: pues a mi no me gusta nada su poesía…porque si analizamos al producto desde su estricta funcionalidad, esta “poesía” tiene material adicional en las hojas (totalmente innecesario desde lo funcional), y por otro lado, nada se informa del resto de los materiales del producto. Con toda probabilidad tiene la misma cantidad de acero que un candado común y corriente. De hecho, este material, producto de los altos hornos, proviene de un proceso muy contaminante, alimentado fundamentalmente de combustibles fósiles. Finalmente, para que la “poesía” tenga un coste competitivo, seguramente su fabricación será en China, a lo cual habrá que sumarle los impactos ambientales del transporte marítimo desde tamaña distancia. 

Seamos serios, y por favor no publiquemos productos que de ecológicos no tienen nada de nada. No basta con poner un pajarito en una cerca y el candado para que sea ecológico. El diseñador tiene que ofrecer algo mas que “poesía” y un mensaje para reflexionar. No señores, así no vamos a arreglar nada. Acá se trata de hacer la cosas bien, y que el diseño se utilice como herramienta para producir productos con menos impactos ambientales, basados en evidencia empírica, con datos que sostengan las afirmaciones.

En resumen, Ivy es el fiel representante de lo que en inglés se llama “green washing”, es decir productos que sólo aspiran a lavar la imagen de las empresas…y de estos abundan. A tener cuidado, y mantener la postura crítica. Hasta la próxima.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *